Sin duda, 2020 será un punto de inflexión para todos, en lo personal y en lo profesional, rehaciendo todo lo que habíamos planificado para este año.

Aunque el momento es extraño para todos, toca adaptarse, como trabajar desde casa, relacionarnos más a través de las pantallas y planificar lo nuevo desde la incertidumbre.

Algo que en cierto modo, no es nuevo. El pensamiento de diseño trata de resolver problemas de forma creativa y eso es lo que seguiremos haciendo juntos, estemos donde estemos, como hemos hecho hasta ahora, con clientes y colaboradores, trabajando en ese espacio único, donde el caos y el control se unen para crear nuevas cosas.

Cualquiera que sea el proyecto, desde el diseño de identidad para una startup, el diseño de packaging para una bodega o la creación de piezas de comunicación visual, seguiremos creando y diseñando para acercar las historias de las marcas a las personas.

Demos la bienvenida al nuevo 2020.